Spanish English Portuguese

Martes, 04 Diciembre 2012 16:53

Aniversario del Museo de la Memoria. Lunes 10 de diciembre.

La niña de la paloma (retrato de Corita Balbi) La niña de la paloma (retrato de Corita Balbi) Obra de Armando González ("Gonzalito")

 

El museo de la Memoria y su Asociación de Amigos invitan a las actividades a realizarse en el marco de la celebración del quinto aniversario del museo.
  
"Homenaje a 100 años del nacimiento de Armando González ("Gonzalito")"
 
 Lunes 10 de diciembre a las 17 horas
 
Compartiremos un brindis por estos 5 años de construcción de la Memoria.
 
Recordaremos a 'Gonzalito', junto a sus amigas y amigos
 
"Gonzalito" es el autor de la escultura "La niña de la paloma" (original en yeso, 1951), inaugurada en 1965 en el Parque Rodó, robada en 1987 y cuya pieza original fue recuperada por la Intendencia de Montevideo tras adquirirla en 2005 y disponer su restauración para la posterior fundición en bronce. 
La escultura de yeso había sido rescatada durante la época de la última dictadura uruguaya, gracias a que los vecinos del escultor la sacaron de los pastizales de su vivienda en el barrio de Malvín.
Actualmente esta obra fundida en bronce da la bienvenida en el hall de entrada del MUME a quienes nos visitan desde hace un lustro.
 
Sobre el artista: Armando González Ferrando, “Gonzalito”, nació en Montevideo el 6 de Marzo de 1912 y falleció exiliado en Bulgaria, en 1981.
Destacado artista nacional, abocado en gran parte de su obra a trabajar por la paz, la solidaridad y la resistencia al terrorismo de Estado. 
Con tan solo 14 años obtuvo el segundo premio en el concurso de medallas para la Exposición de Industrias Nacionales. Ya en 1959 había conquistado 30 premios y entre ellos, el Gran Premio (medalla de oro) de Escultura del Salón Nacional de Bellas Artes, en 1956, por su yeso “Niña”. Cuando recibió este galardón destacó que: "Compleja es la creación y sencillo el cometido del arte… confieso que para mí el arte es una necesidad profunda, como el deseo de vivir. Creo que la gente lo necesita, porque los hombres necesitan los vínculos en sentimientos e ideas que el arte, Hermes inmortal, les brinda.”
Perseguido por la dictadura, marchó al exilio y luego de un largo peregrinar terminó radicándose en Bulgaria, país que lo acogió y donde siguió trabajando como artista. 
En los últimos años trabajaba en importantes obras de arte y brindando solidaridad a los/as presos/as políticos/as uruguayos/as a través de dibujos, afiches y su serie de esculturas sobre la tortura en el Uruguay.
 
Visto 1332 veces

snm