Spanish English Portuguese

Representación escultórica de María Micaela Guyunusa

Guyunusa en conjunto escultórico a cielo abierto de Los últimos charrúas, Barrio Prado, Montevideo Guyunusa en conjunto escultórico a cielo abierto de Los últimos charrúas, Barrio Prado, Montevideo Escultura de Prati, Edmundo / Furest, Gervasio / Lussich, Enrique

Museo: propuesta del proyecto Sistema Nacional de Museos (Uruguay)

Inventario: s/d

Clasificación Genérica: Escultura pública

Objeto/Documento: Figura femenina en conjunto escultórico

Autores: Prati, Edmundo / Furest, Gervasio / Lussich, Enrique

Título Conjunto escultórico: Los últimos charrúas

Materia/Soporte Esculturas:Bronce

Descripción María Micaela Guyunusa (1806-1834) fue una mujer indígena perteneciente a la macroetnia Charrúa, símbolo de la resistencia de una colectividad que durante tres siglos sobrevivió al régimen colonial y que fue exterminada durante el siglo XIX, en tiempos republicanos. Guyunusa nació en 1806 en el actual departamento de Paysandú, zona ribereña del noroeste uruguayo. Creció en un contexto revolucionario en el que la Banda Oriental (antiguo nombre del territorio uruguayo) buscaba la independencia. Un contexto en donde comunidades indígenas 'bravías', como los charrúas, lucharon por conservar su libertad. Fueron los charrúas leales integrantes del ejército de José Gervasio Artigas. Tras su derrota se convirtieron nuevamente en una amenaza para el orden que se quería imponer, acorde al modelo económico y político impulsado por élites criollas y extranjeras. Guyunusa fue víctima de un recordado episodio en la historia local; en el año 1831, el ejército de Fructuoso Rivera (Presidente en ejercicio de la naciente República Oriental del Uruguay), emboscó mediante el engaño a los charrúas, asesinando a muchos y apresando a la mayoría de los pocos sobrevivientes. Guyunusa fue tomada como prisionera y posteriormente entregada a François De Curel (francés), junto con otros tres charrúas: Senaqué, Tacuabé y el cacique Vaimaca Perú. Estas cuatro personas, fueron denominadas en la literatura e historia nacional e internacional como 'los últimos charrúas'. Guyunusa y sus compañeros fueron trasladados contra su voluntad a Europa y exhibidos como curiosidad en un circo en Francia. Durante su cautiverio Guyunusa y su pareja Tacuabé tuvieron una hija. Poco a poco estos "últimos charrúas" fueron enfermando y muriendo. Primero Senaqué, luego Vaimaca Perú y hacia 1834 Guyunusa, quien falleció según acta médica a causa de una tisis pulmonar. De Tacuabé y de su hija se desconoce su suerte. El reconocido antropólogo francés Paul Rivet (fundador del Museo del Hombre, París) investigó el tema y publicó "Les derniers charrúas", obra fundamental para el conocimiento de esta historia. De este grupo de charrúas se conserva el dibujo que habría realizado el artista francés Delaunois y un grabado atribuido a Arthur Onslow, del cual se conserva una copia en el Museo de Historia Natural de Londres. Esta representación sirvió de inspiración a reconocidos escultores uruguayos como Edmundo Prati, Gervasio Furest y Enrique Lussich para forjar la escultura de bronce que elegimos para este catálogo. El conjunto escultórico 'a cielo abierto', fue inaugurado en 1938 en el Prado de Montevideo. El mismo puede considerarse como un memorial de la violencia de Estado, y del etnocidio cometido contra grupos indígenas locales. Se aprecia, a la izquierda, a Senaqué (sentado), sosteniendo un mate en la mano derecha. Detrás (de pie), aparece el cacique Vaimaca. Guyunusa se encuentra sentada con su hija en brazos. Y adelante se advierte a su pareja Tacuabé.

Visto 92 veces

snm